Maestrazgo turolense. Verano III Copia

Villarroya de los Pinares es el primer pueblo que viniendo desde Teruel capital, nos adentra en el Maestrazgo turolense, al norte de la sierra de Gúdar, junto al río Guadalope, a 1337 metros de altitud.

La comarca del Maestrazgo, situada al este de la provincia de Teruel, abarca quince municipios en un vasto y hoy despoblado territorio que es heredero de un notable legado histórico y de un rico patrimonio arquitectónico y cultural. Su recia identidad, forjada a lo largo de siglos, es el de una tierra a caballo entre Aragón, Valencia y Cataluña a medio camino hacia el Mediterráneo, que ha sido escenario de conflictos históricos que han enriquecido su acervo cultural. Las pequeñas localidades del Maestrazgo se encaraman a un terreno de escarpada orografía, donde se alternan sierras y barrancos, agrestes muelas y vegas angostas, en su mayor parte surcadas por el río Guadalope y sus afluentes.

la superficie agrícola está ocupada mayoritariamente por cultivos herbáceos, principalmente cereales de invierno. Mayor relevancia adquieren las actividades ganaderas, con una gran cabaña ganadera, la inmensa mayoría correspondientes a ganado ovino.

Atravesando valles y puertos de montaña llegamos a un alto donde en una explotación ganadera, pacen tranquilamente unas vacas, ya muy cerca de Fortanete.

Fortanete

Este pueblo serrano, apacible y acogedor, que antaño fue una villa bien poblada, industriosa y próspera, acoge en la actualidad a tan sólo dos centenares de vecinos dedicados principalmente a labores agrícolas y ganaderas.

El puente de la Fontana, también conocido como puente de la Piedra o de los Huertos

Su casco urbano se situa a 1.353 metros de altitud, bien orientado, buscando la luz del mediodía y al abrigo de los vientos fríos del norte.

Iglesia parroquial de Fortanete. Siglo XVII

I
Mirador de la Dehesa

En el camino hacia Cantavieja me detengo en el Mirador de la Dehesa, valle espectacular por sus prados, pinares y las vacas que nos acompañaran todo el camino.

El pueblo de Cantavieja desde el barranco del Carrascal
Cantavieja

Cantavieja, considerado como uno de los pueblos más bonitos de España, destaca por varios aspectos entre los que sobresale su porticada Plaza Mayor, una de las más bellas de Aragón. Aquí se encuentra el Ayuntamiento, del siglo XVI, y la solemne iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, del arquitecto Antonio Nadal, quien edificó entonces el templo de mayores dimensiones del Maestrazgo.

La población de La Iglesuela del Cid está ubicada en una loma ocupada por uno de los mejores paisajes de arquitectura en piedra seca de Aragón. Esta técnica arquitectónica tradicional en la que no se usa ni mortero ni argamasa constituye un verdadero Patrimonio Etnográfico protegido como Conjunto de Interés Cultural. Este lugar, que estaba ya poblado desde antes de la llegada de los cartagineses, recibe el nombre precisamente del caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar quien mandó fortificar el pueblo y levantar el castillo.

La Iglesuela del Cid

Terminamos la ruta en el pueblo de Mosqueruela, que pertenece a la comarca de Gúdar, ya fuera del Maestrazgo.

Miguel, pastor de Mosqueruela
Juan José Mollón, 90 años (2021) pastor de Mosqueruela

Published by

Leave a comment